SPRINKLER


Los sistemas de rociadores automáticos se han utilizado con éxito para proteger edificios industriales, comerciales y a sus inquilinos por más de 100 años.

 

Históricamente el lugar que ha ofrecido la menor cantidad de protección contra los incendios a los inquilinos, era y sigue siendo, su propio hogar. Esto fue traído a la luz en 1973 por el informe de la Comisión nacional para el  control y la prevención contra  incendios, Burning de América.

 

Al momento de la realización del informe, aproximadamente 8.000 personas morían en incendios  estructurales cada año en los Estados Unidos, entre ellas, 9 de cada 10 víctimas fallecieron su casa. En los 25 años posteriores desde que el Burning de América fue publicado, el número de vidas perdidas en incendios  en los Estados Unidos, había disminuido aproximadamente a 4.000 por año. Desafortunadamente entre ellas, 8 de cada 10 víctimas, murieron en una estructura residencial.

 

Mientras que las instalaciones residenciales de Sprinkler o regaderas, están aumentando, se estima que menos  de 3% de los domicilios familiares en los Estados Unidos los tienen instalados.

 

Los niños y los ancianos son especialmente grupos de  peligro en los incendios  caseros porque tienen menos posibilidades de escapar. La mejor manera de proteger a los que no pueden escapar rápidamente, y al mismo tiempo proteger  su hogar y pertenencias, es instalando en las viviendas un sistema de rociadores automáticos.

 

En respuesta a la información del informe sobre incendios de América, el Comité Nacional de  Protección Contra  Incendios, asignó a un sub comité para desarrollar un estándar para las regaderas automáticas en sistemas residenciales.

 

El estándar en la instalación de los sistemas de regadera en viviendas de  familia y caravanas, (más abajo designadas NFPA 13D) fue adoptado en mayo de 1975, basado en el juicio experto y la mejor información disponible en aquel momento. (Observe el término “caravanas” en el título, fue substituido luego, por  “hogares manufacturados” en la  edición de  1994.).

 

 La prueba y el desarrollo significativos de los sistemas de regadera residenciales ha continuado desde entonces dando por resultado la evolución de la norma  NFPA 13D.

 

El propósito de los estándares de sistemas residenciales de regadera es “proporcionar un sistema de regadera que  ayude en la detección y el control de fuegos residenciales y así proporcione la protección mejorada contra lesiones; la pérdida de la vida y  los daños materiales”.

 

 

SI DESEAS OBTENER ESTE INFORME, GRATUITO,  DESCÁRGALO DESDE AQUÍ. 

Descarga
SPRINKLER
Propósito de los sistemas de regadera para fuegos residenciales.
SPRINKLER.pdf
Documento Adobe Acrobat 83.0 KB
Share |