IMPORTANCIA DE LA PROTECCIÓN RESPIRATORIA


Para que la respiración se lleve a cabo correctamente, deben darse las siguientes condiciones:

  -   El aire que se respira debe contener no menos de un 17-18%

de Oxígeno, dado que de lo contrario no habrá suficiente  concentración para producir adecuado intercambio gaseoso a nivel alveolar.

 - Si el aire que se respira está saturado de partículas  en suspensión (Polvo o Humo) llegará un momento en que las vías respiratorias se   bloquearán, al  ir atrapando  esas partículas en su interior.

-   Si el aire que se respira está saturado de CO2, habrá demasiada concentración como para que éste pueda salir de la sangre, produciéndose un efecto de asfixia.

-   Algunas sustancias comúnmente presentes en los incendios como ejemplo el Monóxido de Carbono (CO) tienen una gran afinidad por la sangre, y desplazan al oxígeno, por lo que aún en pequeñísimas cantidades intoxican la sangre. Ello se debe a que se unen a la Hemoglobina a una velocidad 270 veces superior al oxígeno, por cuanto si a nivel alveolar el aire está entrando con CO, la Hemoglobina va a unirse primero a este último, siendo saturado enseguida el torrente sanguíneo y dejando cada vez menos Hemoglobina libre para transportar Oxígeno. De este modo, el CO enseguida comienza a neutralizar el sistema sicomotriz del organismo y a causar numerosos perjuicios en los demás sistemas como consecuencia del avance de la intoxicación.

-   Lo mismo ocurre con otros compuestos, mucho más peligrosos aún. La descomposición térmica de muchos materiales sintéticos, genera gases de muy extrema peligrosidad por su grado de toxicidad, como por ejemplo el Cianuro de Hidrógeno, Dióxido de Azufre, otros compuestos azufrados, Dióxido de Nitrógeno, Amoniaco, etc. La madera genera sustancias entre las cuales predominan el Oxido Pirolenioso, Alquitranes y CO2. También la espuma de polieuretano libera una serie de productos tóxicos pudiendose citar el Acetonitrino, Benzonitrilo, Acrilonitrilo, Disocianato de Tolueno, Amoníaco, Dióxido de Nitrógeno y Aldehídos Alifáticos e In-saturados.

-   Las sustancias que tienen algún otro efecto agresivo, como por ejemplo los corrosivos (Cloro, Amoniaco, etc.), también hacen estragos en el organismo, puesto que si son inhaladas, al injuriar inmediata y severamente las vías respiratorias provocan el colapso de la mecánica respiratoria, así que aunque no exista un envenenamiento o intoxicación inmediato, el mayor peligro está referido a sus otras condiciones de agresividad.

       Lo expuesto, es nada más que una introducción al proceso de respiración humana y la razón por la cual debe procurarse respirar aire puro.

   Debe considerarse que en nuestra labor cotidiana estamos permanentemente operando con masas de gases de combustión u otros que en todos los casos son agresivos definidos para el organismo. 

             

SI DESEAS OBTENER LA TOTALIDAD DE ESTE INFORME GRATUITO, DESCÁRGALO DESDE AQUÍ 

Descarga
PROTECCIÓN RESPIRATORIA
Este informe describe el mecanismo de la respiración y los equipos necesarios para protegerla en el incendio.
Protección Respiratoria.pdf
Documento Adobe Acrobat 147.9 KB
Share |