ALIMENTACIÓN


           El propósito de las actividades de alimentación de agua en el combate de incendios es lograr dotar de un suministro suficiente y continuo a aquellas unidades operativas que se han destinado al ataque directo al fuego.

 

            En este sentido, y al llevar esta definición a los hechos, encontramos distintos inconvenientes, toda vez que la realidad que hallamos en la práctica en lo que hace a la ubicación, estado y capacidad de los recursos es notablemente diferente a lo que planteamos o presuponemos teóricamente.

 

            No obstante, y sin perjuicio de esto, los bomberos también debemos admitir que por distintas razones, ya sea por falta de coordinación, por apresuramiento y por qué no decirlo, en muchos casos por desconocimiento, cometemos significativos errores o desaciertos que culminan en el fracaso de la operación, al no contarse con el caudal de agua necesario y suficiente para que la efectividad del ataque nos permita lograr un control temprano del incendio.

 

            Una adecuada alimentación será imposible de concretarse si no se observa lo siguiente:

 

  •  PLANIFICACION DE LA MANIOBRA
  •  APROPIADO APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS
  •  APROPIADA ASIGNACIÓN Y APROVECHAMIENTO DEL  MATERIAL Y UNIDADES
  •   COORDINACIÓN ENTRE LOS INTERVINIENTES

 

PLANIFICACION DE LA MANIOBRA 

 

     Cuando se trabaja en incendios que requieren un flujo de agua que debe ser provisto por más de una unidad, el frecuente y más común desacierto en el que se incurre, es ir captando caudales de agua sin planificación, tomando conexiones desde hidrantes, tomas u otros recursos sin una mínima coordinación; las dotaciones que van arribando hacen lo mismo, casi siempre en las proximidades, y entonces se ve con frecuencia distintas máquinas captando todas un muy pobre caudal, desde un mismo circuito hidráulico.

 

     Cuando esto ocurre, los bomberos comenzamos a “pelearnos por el agua”: Ninguna de las dotaciones -ya sea que ataquen o alimenten- tiene suficiente caudal disponible para concretar su misión, y esto concluye siempre en dos alternativas igualmente inconvenientes, cuales son:

 

  •  Los frentes de ataque no tienen caudal suficiente para hacerlo
  •  Quienes los alimentan no obtienen caudal para transferir

 

     Por ello, es imprescindible que todo el conjunto destinado a esa intervención tenga perfecta y claramente asignada una misión: la de atacar, la de apoyar, la de rescatar, o bien, la de alimentar.

 

 NECESIDAD DE ESTABLECIMIENTO DE UNA PLANIFICACIÓN

 

     Ante este interrogante, debemos partir de un concepto de celeridad en la evaluación para un manejo inicial aceptable del incidente, y ello surge espontáneamente de nuestra experiencia profesional.

 

     En el mismo sentido entonces, y dentro de todo lo que comprende lo necesario para el control del siniestro, el establecimiento o no de una apropiada Planificación de la Alimentación va a estar en relación a lo siguiente:

 

  • Al caudal necesario para enfrentar el incendio, o sea DEMANDA
  • Al número y calidad de fuentes disponibles en la zona, o sea RECURSOS

 

     Entonces, teniendo presentes estas variables, vamos a resultar en dos alternativas:          

 

Que la o las dotaciones concurrentes inicialmente son auto suficientes para alimentarse y enfrentar el incendio, o sea:

 

RECURSOS superiores a DEMANDA = RECURSOS SUFICIENTES

 

Que el combate al incendio requiere un caudal de agua mayor que el que pueden manejar la/s dotación/es inicial/es, o sea

 

DEMANDA superior a RECURSOS = RECURSOS INSUFICIENTES

 

En el primer caso, la o las dotaciones mantendrán su autosuficiencia hasta el control total, o hasta la aparición de un imponderable.

 

Pero en el restante, cuando la demanda es superior a los recursos, es necesario un mayor SUMINISTRO.

 

     Cuando esto último sucede, ya se debe Planificar una Alimentación.

 

 ESTABLECIMIENTO DE UN PLAN

 

     Cuando se define que se debe llevar a cabo una Planificación de Alimentación, indefectiblemente el Comando Operativo necesitará conocer lo siguiente:

 

   Si se necesita SUMINISTRO solamente para equiparar la demanda de las líneas ya dispuestas que conforman el ataque, o

 

  Si se necesita SUMINISTRO para satisfacer la demanda de las líneas ya dispuestas y de otras que se deben agregar para lograr el control.

 

   En los dos casos, indicando con celeridad, breve y puntualmente, cuál es el caudal necesario para continuar el ataque, para que quien ejerza el comando operativo obre en consecuencia.

 

           Sabemos que no se puede instrumentar un comando definido y eficiente del incendio hasta que no ha ocurrido lo siguiente:

 

  • Hasta que los mandos no cuenten con un mínimo panorama de la intervención y su gravedad como incendio,
  • Hasta que no se conozcan las características de la zona del incidente, y
  • Hasta que transcurra el tiempo material imprescindible para instrumentar los resultados de ese comando

 

     Por supuesto, esta información es parte de un panorama más amplio, donde se habrá hecho conocer la cosa o estructura afectada, el destino, situación y panorama del incendio.

 

 

SI DESEAS OBTENER LA TOTALIDAD DE ESTE INFORME, GRATUITO, DESCARGALO DESDE AQUÍ.

Descarga
ALIMENTACIÓN
Informe que presenta la planificación de las maniobras; aprovechamiento de los recursos y coordinación entre los intervinientes.
ALIMENTACIÓN.pdf
Documento Adobe Acrobat 445.6 KB
Share |