EVACUACIÓN

Toda planificación de la protección contra incendios comprende:

 

  •  una actividad de prevención
  •  una actividad de lucha contra el fuego.

El intentar aportar soluciones concretas puede entrañar graves dificultades por la complejidad de las circunstancias que se generan en torno al incendio, p.ej. velocidad en la propagación; gran producción de humos; riesgo de explosión, diferencias respecto a uso del inmueble afectado, Almacenes, hospitales, instituciones penales etc.

 

Ahora bien, si limitamos el análisis a la protección de las personas, aparece como primer medio de protección la evacuación del entorno afectado por el incendio.

 

La evacuación de las personas constituye por lo tanto, la actividad más eficaz  en la lucha contra los daños que el incendio pueda provocar, pues implica el resguardo del bien más valioso, cual es, la vida humana.

 

CONCEPTO

 

Es la acción de desalojar un local o un edificio en el que se ha declarado un incendio u otro tipo de emergencia.

 

CAMINO DE EVACUACIÓN

 

Es aquel sin obstrucciones, continuo, que conduce desde un punto del edificio hasta una zona exterior donde no lleguen las consecuencias del incendio.

 

Se puede subdividir en :

 

  • acceso a la vía de evacuación
  • vía/s de evacuación
  • vía de descarga.

 

CONDICIONES DE SEGURIDAD

 

Entre los diversos factores condicionantes de la seguridad en el tránsito de personas a través de las vías de evacuación se torna sustantivo el mantener las condiciones de vida suficientes a lo largo de toda la via de escape.

 

Cualquiera de los restantes factores que pudieran influir en la seguridad de la vía, ( su trazado; su resistencia al fuego; su iluminación etc) puede al menos parcial o temporalmente encontrarse en déficit sin que sus consecuencias sean desastrosas.

 

Por el contrario, las condiciones de supervivencia en la vía durante su utilización son de vital importancia.

 

Asociados al incendio y acompañando el fenómeno de la combustión, aparecen en general cinco causas determinantes de una situación peligrosa para las personas, a saber:

 

  1. calor
  2. llamas
  3. humo
  4. gases de la combustión
  5. insuficiencia de oxigeno

Todos estos factores además de afectar la seguridad de las personas, son determinantes en el desarrollo operativo de la extinción; sin embargo, desde el punto de vista de la seguridad de las personas, dos de ellos, los humos y los gases de combustión constituyen las causas capaces de producir los más graves daños.

El análisis de los daños producidos a las personas por las diferentes causales citadas, arroja resultados estadísticos reiteradamente confirmados:

• el 75% de las muertes consideradas por el incendio tuvieron como causa el humo y los gases de combustión

• el 25% restante, lo fue a consecuencia de las llamas, la insuficiencia de oxígeno, incluso debido a circunstancias no asociadas al fenómeno de la combustión.

De allí que el humo y los gases de combustión constituyan el más alto riesgo para la vida de las personas en caso de incendio y por tanto los factores más importantes a considerar en el tránsito de las vías de evacuación.

TIEMPO DE EVACUACIÓN
Es el tiempo total empleado. Debe contabilizarse desde que aparece la primera manifestación visible de incendio (humo o llamas) hasta que la última persona ha recorrido el camino de evacuación.

Se obtiene mediante la suma de los tiempos invertidos en cada una de las etapas en que puede dividirse el proceso de evacuación, a saber: detección, alarma; retardo y tiempo propio de la evacuación.

ETAPA DE DETECCIÓN, ALARMA 
El fuego y sus desastrosas consecuencias derivadas, crecen en forma exponencial tras la aparición de la primera llama.

El desarrollo del fuego y especialmente la aparición de humo pueden cortar e inundar las vías de escape imposibilitando su utilización. Esto exige que las etapas por las que más a menudo se rompe la cadena de evacuación, detección y alarma, deban analizarse a prioridad con gran rigurosidad.

En los locales con riesgo de incendio debe existir una vigilancia humana o automática y una alarma que transmita la noticia a todas las personas que puedan resultar afectadas.

ETAPA DE RETARDO
El tiempo de retardo depende fundamentalmente de la identificación y fiabilidad de la alarma, de la preparación de los individuos y de la señalización de los accesos a los caminos de evacuación que permitan a cada persona una rápida elección de la vía por donde evacuar.

ETAPA PROPIA DE EVACUACIÓN
El tiempo propio de evacuación dependerá:

• de la racionalidad en el diseño de los caminos de evacuación

• de la preparación de los individuos que evacuan

PLAN DE EVACUACIÓN
Tiene dos componentes diferenciados:

1. uno técnico que prueba la cadena: detección- alarma; señalización de acceso a vías de escape; caminos suficientes, racionales y estancos a humos y llamas.

2. uno humano que optimice la utilización del componente técnico. Esto exigirá una adecuada organización y /o preparación de los individuos que deban evacuar de forma que no se produzcan interferencias.

Ambas componentes deben conjugarse proporcionando un sistema altamente fiable debido a que será utilizado en situaciones de extrema conflictividad.

 

SI DESEAS RECIBIR LA TOTALIDAD DE ESTE INFORME GRATUITO, DESCÁRGALO DESDE AQUÍ.

EVACUACIÓN
Describe la forma de desalojar un edificio en el que sse ha declarado un incendio u otro siniestro.
EVACUACIÓN.pdf
Documento Adobe Acrobat [149.6 KB]
Descarga
Share |