EL AGUA COMO AGENTE EXTINTOR

El agua es nuestro principal agente extintor, es la respuesta de la naturaleza al problema de controlar y extinguir incendios; es el agente extintor universal

 

El hombre quedaría indefenso contra la acción destructiva del fuego, sino fuera por la fuerza del agua.

 

Las siguientes son pautas para el conocimiento sobre las características de éste líquido tan común, y que nos sirven para entender las leyes naturales que gobiernan su acción extintora.

 

El método más efectivo y práctico para combatir el fuego, es por medio del enfriamiento de los combustibles expuestos hasta un grado menor al de las temperaturas de ignición.

 

Las temperaturas de ignición de la mayor parte de los combustibles, son superiores a los 150 ºC, y si los combustibles expuestos son enfriados hasta una temperatura aprox. de 150 ºC, el proceso de combustión cesará, lográndose la extinción.

 

A la vez, el agua es la sustancia más efectiva absorbiendo calor, y es por eso que es usada para ésta acción de enfriamiento.

Pero no solo por esto, sino que también es un elemento económico y práctico.

 

Es sumamente importante que las personas que tienen la responsabilidad de controlar y extinguir incendios, tengan adecuados conocimientos de las características del agua, las leyes que gobiernan su acción y las tácticas efectivas para su empleo en las operaciones de extinción.

 

¿POR QUE EXTINGUE?

El agua, en condiciones normales, es un líquido que se hace sólido al congelarse y se vaporiza al hervir. El calor es absorbido al hervir, y es liberado al congelarse. Bajo presión atmosférica normal, ( al nivel del mar), el agua se congela a los 0ºC y hierve a los 100ºC.

A mayor altura, la presión atmosférica disminuye y el punto de ebullición del agua, también. El agua se convierte en vapor por medio de la ebullición o vaporización.

 

El vapor es transparente, manteniéndose así hasta que el proceso de condensación comienza (convirtiéndose en niebla). Ésta se produce por la pérdida de calor, y a ésta neblina la denominamos "vapor de condensación".

 

Solo una fracción de la capacidad absorbente de calor del agua es utilizada en el proceso de incrementar la temperatura hasta el punto de ebullición. En este proceso de vaporización, es cuando el agua alcanza su máxima acción de enfriamiento.

 

Esto puede ser verificado con el siguiente ejemplo:

3,8 litros de agua fresca ( 1 Galón) absorberán aprox. 315 Kcal, en el proceso de aumentar la temperatura del agua de 17ºC a 100ºC.

Al llegar a los 100ºC, el agua habrá alcanzado su punto de ebullición, cambiando al estado gaseoso (vapor).

 

Al seguir absorbiendo calor, la temperatura del agua no aumentará más; pero su volumen líquido se reducirá, porque el agua se convierte en vapor y se escapa hacia la atmósfera circundante. En el proceso de ebullición, éstos 3,8 litros de agua absorben (6) seis veces más calor, que en el proceso de aumentar la temperatura de 17ºC a 100ºC.

Cuando la última gota de agua se convierte en vapor, éstos 3,8 litros de agua habrán absorbido aprox. un total de 2351 Kcal, 315 Kcal en el proceso de aumentar la temperatura, y 2036 Kcal en el proceso de ebullición.

 

A partir de esto, se puede concluir que:

La máxima acción de enfriamiento, de un cierto volumen de agua, se produce cuando éste queda convertido en vapor.

 

La evaporación del agua genera una producción de vapor en una relación de 1 a más de 1600.

 

Un volumen de agua de 10 cm3, medido en su punto de ebullición se expandirá a 16500 cm3 de vapor.

A la vez, 3,8 litros de agua, a 17ºC, llegarían a producir 6,3 m3 transformados en vapor.

 

Si en la extinción de incendios, se obtiene una eficiencia del 90%, se producirían 5,7 m3 de vapor por cada 3,8 litros de agua.

La generación de vapor es una condición que puede ser utilizada con gran ventaja en la lucha contra grandes incendios en espacios cerrados.

También es una respuesta segura, práctica y efectiva a los problemas de ventilar edificios o espacios cerrados en donde la atmósfera interior está caliente y peligrosamente llena de humo.

 

Así también disminuye la cuota de accidentes entre los bomberos por la temida explosión ( flash over).

 

La cantidad de absorción de calor aumenta al crecer la superficie expuesta del elemento absorbente en relación a su volumen.

Esta es una ley natural que los bomberos deben tener en cuenta.

 

Se deberá replantear seriamente la alternativa de utilizar el chorro pleno en la lucha contra incendio, pues el chorro pleno tiene un alto grado de ineficiencia , debido a la limitada superficie de agua que se expone en relación al volumen.

 

SI DESEAS OBTENER LA TOTALIDAD DE ESTE INFORME GRATUITO, DESCÁRGALO DESDE AQUÍ .

EL AGUA COMO AGENTE EXTINTOR
Informe que muestra las características de este extintor por exelencia.
El Agua como Agente Extintor.pdf
Documento Adobe Acrobat [639.0 KB]
Descarga
Share |